L’Ange Gardien, cervecería en la Abadía de Orval

cerveceria Orval

Ya os he hablado en alguna ocasión anterior de la cerveza Orval, una de las siete cervezas trapenses que existen en el mundo. Dicha cerveza se elabora en la Abadía de Orval, un monasterio que está localizado precisamente en Orval, en las cercanías de Bouillon, de tanta importancia en las Cruzadas, época ésta de la que data. Desgraciadamente, aquella abadía original fue destruida casi totalmente en el siglo XIII por un incendio y no fue sino hasta el año 1920 cuando se construyó la Abadía que hoy día podemos visitar. Aún así, también se pueden ver aún en los alrededores las ruinas de aquel monasterio original.

La cerveza Orval podemos catarla y comprarla, si queremos, en la misma Abadía, pero os recomiendo que visitéis L’Ange Gardien (el Ángel Guardián), un restaurante que está situado justo enfrente del monasterio donde podremos degustar los apreciados “menús Orval”, donde reviviremos, gastronómicamente hablando, aquellos tiempos de las Cruzadas, en los que la principal comida de los caminantes era el pan, el queso y la cerveza.

¡Qué mejor placer que el disfrutar de una buena cerveza con los mejores complementos que puede haber para este tipo de bebida como es una buena rebanada de pan con un buen trozo de queso…! ¡ más rústico, imposible!

Eso es lo que podemos degustar (además de otras abundantes comidas, por supuesto) en L’Ange Gardien.

El restaurante está situado en una antigua mansión del año 1932 que se creó para alojar a familiares de los monjes. Construido bajo la supervisión del arquitecto Heni Vaes, está alzado en estilo art decó, pero actualmente se encuentra cerrado al público por reformas.

El local cerró en octubre de 2009 y está prevista su apertura en el año 2011. La idea central del proyecto consiste en conservar la fachada original pero además ampliar el recinto bajo los símbolos de austeridad y sencillez que caracterízan a la orden trapense de Orval, quienes por supuesto, dieron su visión particular de cómo debía ser esta reforma, tan íntimamente ligados como están en la administración del restaurante.

Tras su reapertura, la nueva L’Ange Gardien tendrá dos alas, una de las cuales tendrá vistas directas a la Abadía de Orval.

Rodeados de tanta naturaleza, y de las vistas de esta histórica Abadía, sin duda que hacer una parada en L’Ange Gardien es algo inexcusable para los buenos cerveceros que quieran hacer un recorrido por la localidad de Orval.



Tags: , , ,

1 comentario

Comments RSS

  1. Juan Pablo dice:

    Javier,
    Muy bueno el post y muy bueno lo que cuentas de la cerveza Orval en un post anterior.
    Saludos desde la Argentina.

    Juan Pablo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top