La Cerveza Forestinne Ambrosía y su extraña mezcla con melaza

cerveza Forestinne

No hace mucho os hablé de mi viaje a Dinant donde tuve la oportunidad de probar diferentes cervezas, entre ellas, esta Forestinne que hoy os traigo hasta el blog. Si de la St. Benoit sólo puedo hablar cosas buenas, de la Forestinne, sólo puedo decir que no me gustó nada, y que incluso tuve la tentación de dejarla a medio beber.

El “membrete” de Ambrosía en el frontal de la cerveza ya debería haberme hecho sospechar de su dulzor, pero me gusta de probar cosas nuevas, y más estando en un sitio como Valonia, el país (o la región, en este caso) de las cerveza. No podía estar mala, así que ¿por qué no?

Extrañamente, en una buena parte de Valonia, como en algunas partes de Francia (caso de Angouleme) tienen la extraña (al menos para nosotros) de mezclar cerveza con miel. Y eso, precisamente, es lo que me encontré con la cerveza Forestinne, de la cervecera Caracola.

Por la foto podréis ver que se trata de una cerveza color rojizo muy transparente, a primera vista, casi parecido a los vinos de Lambrusco. La espuma no es que sea fugaz, es que prácticamente no tiene o no hizo ninguna, de modo que queda más como un refresco que como una cerveza en sí.

Al echarla en la copa suben unos olores pronunciadamente dulces; lo que podríamos imaginar desde luego de la ambrosía. Una extraña mezcla de frambuesas, frutas del bosque y miel. Y si ya el olor en sí empalaga, el paladar se queda también fumigado por el dulce sabor. Muy dulce para mi gusto, tanto que, desde luego, no parece una cerveza.

No; no creo que se pueda considerar una cerveza para los cerveceros (aunque aquí, en este punto, me criticarán en algunos comentarios por considerar quienes son cerveceros y quienes no -es subjetivo, lo sé). Pero lo que está claro es que no es una cerveza al uso; que no sale el amargor de las clásicas cervezas, ni el aroma o la espuma consistente de las cervezas de abadía. Es, queda dicho, casi un refresco con alcohol, más que una cerveza en sí, a pesar de que se elabore como tal.

La Forestinne es una cerveza relativamente reciente que se empezó a elaborar en el año 1988 en la cervecera Caracola, en Falmignoul, una pequeñísima localidad a tan sólo 10 kms. al sur de Dinant.

FICHA DE LA CERVEZA FORESTINNE AMBROSIA

  • Cervecera: Caracola
  • País: Bélgica
  • Graduación: 7,5%
  • Tipo: Lambic


Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top