Beber cerveza, un placer

Cervezas del mundo

Estamos en verano, y un año más, sea cuestión del tan traído cambio climático o no, las temperaturas parecen subir sin límites. Sentado frente al ordenador, miro mi derecha, al odioso termómetro de la temperatura.. ¡41º! El sudor me perla la frente, y mi garganta se reseca víctima del intenso calor que estamos padeciendo por esa ola que hace pocos días nos anunciaron en el telediario. «Beber cerveza«, primer flash.

Sed. Perversa sensación que me entorpece el trabajo, que me desconcentra, que no me deja reposar, esté escribiendo o esté leyendo tranquilamente. Sí, podría beber un vaso de agua, ponerme el botellín a mi lado, pero realmente lo que me apetece es irme a cualquier chiringuito de playa y refrescarme.

Cerveza. Dorada, espumosa, fresca. Una helada jarra que chorrea gotas de agua por el cristal. Y esa espuma, que parece llamarme, incitarme a meter mis labios, y sacarlos de ella con ese fino hilo espumoso pintado sobre mi bigote. Siento su frescor caer garganta abajo; llenarme los sentidos; recorrerme el cuerpo como un impulso eléctrico lo haría; dándome la vida nuevamente. Mis pupilas de gato se agrandan de nuevo para volver a ver cuanto me rodea, para volverme a sentir yo, apartado del calor… ¿calor? ¿qué calor?… chasqueo la lengua, y siento su sabor a malta llenándome la boca. Aspiro hondo, y como surgida de las mismas entrañas de un mundo desconocido, de nuevo aquella voz chispeante me llama.

Miro la jarra, transparente, el oro del líquido, aquella espuma casi evaporada, que hasta parece sonreirme, y de nuevo, mi garganta me pide más. CERVEZA FRESCA

Abro los ojos y vuelvo a mi realidad; la de mi ordenador, en el desierto de mi oficina y del bochornoso calor; lejos del breve espejismo del chiringuito y de la playa. Y susurrando maldiciones, porque al fin he vuelto a desconcentrarme, he de levantarme y, al menos, ir hasta la pequeña nevera que tenemos. ¡Qué demonios! Una buena cerveza me quitará el calor y la sed.

Y es que a fin de cuentas, beber cerveza es un placer.

Print Friendly, PDF & Email





3 comentarios

  1. hector dice:

    muy bueno..

  2. Carlos dice:

    VAya, que refrescante leer ésto, y que ganas de una buena cerveza para sentir ese placer de calmar el calor con cebada y lúpulos. Saludos¡

  3. the juano dice:

    vever cerveza es lo mejor… en realidad no eh leido nada de todo el texto pero apollo la opinion del pueblo la cerveza es la bebida mas plasentera la royal o la corona son las mejores pero como todos cuando no hay tanta plata la baltiloca es la mejor. un saludo pa los cabros del 21 y alos del 48 pa todos los K.N.R. de la florida y el castillo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top